Este debate contiene 521 respuestas, tiene 2 mensajes y lo actualizó Imagen de perfil de ASIO ASIO hace 1 mes.

Viendo 15 publicaciones - del 16 al 30 (de un total de 522)
  • Autor
    Publicaciones
  • #8930

    Anónimo

    #8931

    Anónimo

    ¿Y quien es el antiguo jefe de nuestro nuevo jefe?

    RESPUESTA:

    http://laverdaddelpajarito.blogspot.com/2008/02/goliath-y-la-prensa.html

    y, perdona Oakgreen, cuando el dinero o el poder están en juego, quien lo tiene dificil no son los ecologistas, es el Estado de Derecho y todos sus "servidores", de los cuales somos los últimos monos.

    #9273

    Anónimo

    El Estado de Derecho y sus "servidores" o "protectores" lo tienen imposible.

    Los ecologistas. lo tienen dificil.

    Y sobre la adivinanza que propones: ¿Puede ser que el antiguo jefe de nuestro nuevo jefe tenga su misma sangre?.

    #8932

    Anónimo

    http://www.extremaduraaldia.com/extremadura/fsp-ugt-critica-la-desorganizacion-de-la-administracion-regional-en-la-lucha-contra-incendios/52372.html

    :( ¿Este sindicato conoce la existencia de un colectivo de unos 250 funcionarios (que deberiamos ser el doble), que participamos en la extición del 100% de los incendios, en calidad de Director de la extinción en más del 95% de ellos? Pues que peleen por que cobremos peligrosidad, que ya que en el Reglamento de A.M.N. se considera función obligatoria (con lo que estoy totalmente de acuerdo), que se cobren dentro de la nómina, etc, etc, etc…

    Compañeros A.M.N.s liberados de UGT, CCOO, CSIF , ¿Dónde co.. estais? :angry:

    #8933

    Anónimo

    ESTUDIO NACIONAL SOBRE EL SECTOR FORESTAL.
    Extremadura, a la cola en inversión contra incendios por hectárea
    La media es 10,16 euros por hectárea, pero Extremadura destina 0,07 euros a este tema.

    Extremadura es la comunidad autónoma que menos inversión pública dedica tanto a la en prevención de incendios, con 0,07 euros por hectárea, como a la superficie forestal (14 euros por hectárea). Así se desprende del quinto Estudio de Inversión y Empleo en el Sector Forestal para el 2005 y el 2006, elaborado por la Asociación Nacional de Empresas Forestales (Asenfo) y presentado ayer por la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, informa Europa Press. Por el contrario, Madrid es, según el mismo documento, la región con mayor inversión en estos ámbitos (con 257 euros por hectárea de superficie forestal y 58,4 euros en medidas para prevenir el fuego).

    De media, las comunidades autónomas invirtieron una media anual total de 727,35 millones de euros en el bienio 2005-2006, destinando 45 euros por cada hectárea forestal para contribuir a la conservación de los bosques, de los que 10,16 euros se dedicaron a la prevención y extinción de incendios. Así, la inversión pública forestal ascendió en el 2006 a 1.246,4 millones de euros, de los que 1.047 corresponden a las comunidades y 199 a la Administración central, según explicó el presidente de Asenfo, Miguel Angel Duralde. Esta cantidad supone un 3,53% de la inversión total del Estado.

    Además, el sector forestal realizó durante el periodo evaluado 60.637 contratos, lo que supone 2,2 contratos por cada 1.000 habitantes y un 0,28 del total nacional registrado en ese año. El estudio también recuerda que la superficie forestal total en España asciende a 27,2 millones de hectáreas, un 54,7% del total del territorio.

    Fuente: http://www.elperiodicoextremadura.com

    #8934

    Anónimo

    RESPUESTA A LOS DATOS DE LA ASOCIACION DE EMPRESAS FORESTALES.
    La Junta defiende la inversión regional en política forestal
    Asegura que la región es de las que más fondos destina a conservación.

    La Junta salió ayer al paso del informe de la Asociación de Empresas Forestales, publicado esta semana y que situaba a la región como la comunidad autónoma que menos inversión realiza en conservación forestal. En este sentido, la Administración asegura que Extremadura es una de las regiones que "mayor esfuerzo económico" hace por habitante y año para el mantenimiento de la superficie forestal, con una inversión de 40 euros, frente a Madrid que destina "sólo 16,6 euros". El Gobierno extremeño indicó que en el 2008 las inversiones en esta materia será de alrededor de 40 millones de euros, de los que 20 se destinarán a actuaciones forestales y lo demás a la prevención de incendios.

    Para el director general del Medio Natural de la Junta, Guillermo Crespo, los datos ofrecidos por la asociación de empresas "no reflejan la realidad" de la región porque hay aspectos que no se pueden equiparar. Así, explicó que "tres cuartas partes de Extremadura es considerada superficie forestal, es decir, más de 2,8 millones de hectáreas de la región es monte; mientras que nuestra población no es equiparable a la de Madrid, en la que tributan más de seis millones de habitantes".

    El director general del Medio Natural destacó que la superficie forestal de Extremadura es una de las mayores de España, con 2,8 millones de hectáreas, incluidas dehesas, bosques densos y riberas, lo que representa el 68 por ciento del total de la superficie regional. Esto supone que en la región hay 2,8 hectáreas forestales por habitante, mientras que la media nacional se sitúa en 0,6 hectáreas por habitante.

    Asimismo, Crespo destacó el "esfuerzo inversor" de la región en la gestión forestal, que se ha "duplicado prácticamente" en los últimos años, e informó de que "ninguna otra comunidad" duplicó sus presupuestos en la manera que lo ha hecho Extremadura. En este sentido, aseguró que se ha pasado de dedicar 60 millones a la superficie forestal en el 2003 a los 125 millones disponibles este año para hacer frente a los incendios y los planes de actuación.

    Fuente: http://www.elperiodicoextremadura.com

    #8935

    Anónimo

    Extremadura crea once muladares para dar de comer a las aves carroñeras en Granadilla, el parque Nacional de Monfragüe, Acehúche, la Sierra de San Pedro, la Sierra de Gata

    La Junta de Extremadura pone en marcha un red de once muladares para proporcionar alimento a las aves carroñeras, que, desde que entraron en vigor las restricciones comunitarias sobre el destino de los animales muertos en el campo, encuentran dificultades para encontrar alimentación. Según recoge la agencia Europa Press, el director general del Medio Natural, Guillermo Crespo, aclara que estas restricciones se adoptaron a mediados de los 90 por la aparición de la encefalopatía espongiforme bovina o enfermedad de las vacas locas.

    Por ello, Crespo señala que la red de muladares cuenta con el respaldo de "una nueva normativa que permite dejar los residuos o cadáveres en el campo", aunque "de forma controlada" y constará de once instalaciones distribuidas por todo el territorio de la comunidad autónoma.

    Los lugares elegidos para los muladares coinciden con las zonas donde se registran las mayores colonias de buitre negro, especie en peligro de extinción y una de las que se pretende proteger con la adopción de esta medida.

    Guillermo Crespo recuerda que en Extremadura habitan 850 parejas de buitre negro, que representan aproximadamente el 45 por ciento de la población total de esta especie en Europa, si bien se podrán beneficiar de los muladares otras aves que también han sufrido problemas de inanición "como el alimoche, el águila imperial, el águila real y los córvidos".

    Los muladares estarán ubicados en las zonas de Granadilla, el parque Nacional de Monfragüe, Acehúche, la Sierra de San Pedro, la Sierra de Gata y la reserva del Cíjara.

    En cuanto a su mantenimiento, tres de ellos serán carácter comunal, estarán en fincas de titularidad pública y serán atendidos por la empresa pública Tragsega, mientras los ocho restantes tendrán la denominación de "muladares de explotación", lo que supone, según el director general, que van a ser instalados en explotaciones particulares y serán atendidos por sus titulares.

    Independientemente del tipo de muladar, la legislación sanitaria establece que para que el ganado de una explotación pueda ser destinado a su consumo por las aves necrófagas, en el caso de ganado ovino y caprino de más de 18 meses, el cuatro de los animales muertos de la explotación deben obtener resultado negativo a la prueba de la EEB.

    En el caso del vacuno de más de 24 meses deben someterse a la prueba el 100 por cien de los animales muertos. Este último aspecto hace inviable la utilización del vacuno adulto en los muladares, puesto que se precisa un resultado analítico que suele demorarse en el tiempo, explicó. Asimismo, pueden ser destinados al muladar los animales vacuno de menos de 24 meses, ovino y caprino menor de 18 meses, así como animales de la especie porcina, equina, conejos y especies cinegéticas de caza mayor.

    Las dimensiones de los muladares oscilarán entre 0,5 y 1 hectárea y serán preferentemente ubicados en laderas con ligera inclinación, para facilitar el despegue y aterrizaje de las aves carroñeras. De la misma forma, deberán contarán con un cerramiento de 2 metros de alto como mínimo y malla de simple torsión y en su parte superior con un voladizo para evitar la escalada de carnívoros domésticos o salvajes. El cerramiento estará recibido en todo su perímetro por una base de cemento para impedir la construcción de galerías de carnívoros domésticos o salvajes.

    Fuente: http://www.elperiodicoextremadura.com

    #9065

    Anónimo
    #8936

    Anónimo

    Extremadura cuenta con 49 parejas de águila imperial

    Extremadura cuenta con 49 parejas reproductoras de águila imperial en 2007, un año en el que aumentaron un 50% más en el conjunto del país respecto a años anteriores, al contabilizarse 17 parejas más frente a las 9 de 2004, las 10 de 2005 y las 11 de 2006.

    Según datos de las autonomías facilitados por el Ministerio de Medio Ambiente y recogidos por la agencia Efe, este incremento eleva a 234 el número de parejas en la Península Ibérica, (dos crían en Portugal y el resto en España), una cifra que, sin embargo, mantiene a esta especie en peligro de extinción, al estar aún muy por debajo del umbral de 500 parejas que se necesita para considerar a la especie recuperada.

    El incremento de población se nota especialmente en Castilla-La Mancha, la región que acoge a una mayor población (73 parejas) y donde crían más de la mitad de las nuevas (nueve), frente a las cuatro que ganó Castilla y León (que alcanzó las 33 parejas) o las dos de Extremadura (que se situó en las 49).

    También en los últimos tres años Castilla-La Mancha fue la región que vio crecer más la población (19 parejas más desde 2004), si bien el aumento de Castilla y León en ese mismo período, (doce parejas, igual que Extremadura), es proporcionalmente más elevado.

    El incremento registrado en Castilla-La Mancha se debe, según técnicos del Ministerio de Medio Ambiente, a la disminución de la mortalidad por electrocución en tendidos eléctricos, una de las mayores amenazas para este ave.

    Fuente: http://www.elperiodicoextremadura.com

    #8937

    Anónimo

    38 detenidos en 2007 por infracciones contra el medio ambiente

    El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil tramita 6.763 diligencias por infracciones contra el medio ambiente en Extremadura, a lo largo de 2007. De ellas, 193 fueron delitos y faltas, y se detuvieron a 38 personas.

    Según recoge la agencia Efe, en la provincia de Badajoz se instruyeron 3.884 diligencias, de las que 59 fueron delitos y faltas, y se arrestó a seis personas e imputó a otras 15. Ocho personas fueron detenidas o imputadas por infracciones cometidas en materia de caza, seis por hechos relacionados con la ordenación del territorio y dos por su participación en incendios forestales.

    La vulneración de la ley de caza, pesca y tenencia de especies protegidas generó 867 denuncias por infracciones penales y administrativas.

    Las infracciones relacionadas con residuos urbanos, peligrosos, radiactivos y sanitarios supusieron 757 denuncias, y las de sanidad animal, vegetal y calidad alimentaria 1.106.

    Además, se detectaron 349 infracciones a la Ley de Aguas y otras 182 cometidas en materia de ordenación del territorio con motivo de obras y edificaciones.

    El resto de infracciones fueron realizadas con motivo de vulneración a materias tales como vías pecuarias, minería, turismo, ocio y deporte, flora bosque y montes, atmósfera y patrimonio histórico.

    En la provincia de Cáceres, el Seprona tramitó durante el año 2007 un total de 2.745 infracciones administrativas y 134 diligencias por delitos y faltas, lo que sumó un total de 2.879 casos. Fruto de ello, se detuvo a 32 personas e imputó a otras cinco, según las mismas fuentes. 21 lo fueron por infracciones cometidas en materia de ordenación del territorio, diez por incendios forestales y tres en materia de caza, pesca y especies protegidas.

    La vulneración de la ley de caza, pesca y tenencia de especies protegidas generó 691 denuncias por infracciones penales y administrativas.

    Las infracciones relacionadas con residuos urbanos, peligrosos, radiactivos y sanitarios supusieron 415 denuncias, y las de sanidad animal, vegetal y calidad alimentaria 778.

    Por último, se detectaron 195 infracciones cometidas en materia de ordenación del territorio con motivo de obras y edificaciones. En el Parque Nacional de Monfragüe, la Guardia Civil formuló una denuncia por infracciones contra el medio ambiente.

    Fuente: http://www.elperiodicoextremadura.com

    #8938

    Anónimo

    38 detenidos en 2007 por infracciones contra el medio ambiente

    El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil tramita 6.763 diligencias por infracciones contra el medio ambiente en Extremadura, a lo largo de 2007. De ellas, 193 fueron delitos y faltas, y se detuvieron a 38 personas.

    Según recoge la agencia Efe, en la provincia de Badajoz se instruyeron 3.884 diligencias, de las que 59 fueron delitos y faltas, y se arrestó a seis personas e imputó a otras 15. Ocho personas fueron detenidas o imputadas por infracciones cometidas en materia de caza, seis por hechos relacionados con la ordenación del territorio y dos por su participación en incendios forestales.

    La vulneración de la ley de caza, pesca y tenencia de especies protegidas generó 867 denuncias por infracciones penales y administrativas.

    Las infracciones relacionadas con residuos urbanos, peligrosos, radiactivos y sanitarios supusieron 757 denuncias, y las de sanidad animal, vegetal y calidad alimentaria 1.106.

    Además, se detectaron 349 infracciones a la Ley de Aguas y otras 182 cometidas en materia de ordenación del territorio con motivo de obras y edificaciones.

    El resto de infracciones fueron realizadas con motivo de vulneración a materias tales como vías pecuarias, minería, turismo, ocio y deporte, flora bosque y montes, atmósfera y patrimonio histórico.

    En la provincia de Cáceres, el Seprona tramitó durante el año 2007 un total de 2.745 infracciones administrativas y 134 diligencias por delitos y faltas, lo que sumó un total de 2.879 casos. Fruto de ello, se detuvo a 32 personas e imputó a otras cinco, según las mismas fuentes. 21 lo fueron por infracciones cometidas en materia de ordenación del territorio, diez por incendios forestales y tres en materia de caza, pesca y especies protegidas.

    La vulneración de la ley de caza, pesca y tenencia de especies protegidas generó 691 denuncias por infracciones penales y administrativas.

    Las infracciones relacionadas con residuos urbanos, peligrosos, radiactivos y sanitarios supusieron 415 denuncias, y las de sanidad animal, vegetal y calidad alimentaria 778.

    Por último, se detectaron 195 infracciones cometidas en materia de ordenación del territorio con motivo de obras y edificaciones. En el Parque Nacional de Monfragüe, la Guardia Civil formuló una denuncia por infracciones contra el medio ambiente.

    Fuente: http://www.elperiodicoextremadura.com

    #8939

    Anónimo

    ¿Ha vuelto el lobo?
    Se le perdió la pista en la región a inicios de los 90, pero en Castilla y León hay ya 1.500 ejemplares y varios expertos consideran factible su presencia en Cáceres

    EL LOBO ha desaparecido de los cuentos infantiles. La amenaza ya no vale, no resulta creíble. Principalmente porque no hay. ¿O sí? ¿Ha vuelto el lobo a Extremadura? O quizás la pregunta no procede, porque no llegó a desaparecer.

    La huella del lobo en la comunidad autónoma se perdió a principios de los años noventa. La huella oficial, la de los datos, la de los registros de la administración o los informes privados que detallan cuántos ejemplares hay y por dónde andan. Sin embargo, algo ha pasado en los últimos tiempos que invita a replantearse la existencia de un mamífero ligado a la historia de España, especialmente del ámbito rural, de los montes, las sierras, las peñas y los pueblos durante décadas. Una especie mítica con cierto halo de misterio, rodeada su existencia de certezas y falsedades, protagonista de tantos relatos verídicos como fabulados.

    El día 4 de este mes, el periódico El Norte de Castilla explicaba cuál era la situación de la especie en Castilla y León, e informaba sobre una iniciativa del gobierno vecino para controlar la población de lobos. Allí es lo suficientemente numerosa como para preocupar a los ganaderos de las provincias más cercanas al río Duero. «El proyecto -contaba el diario de Vocento- pretende mantener la población en sus números actuales, o que, en todo caso, crezca con manadas que se dirijan hacia áreas ahora despobladas de esta especie tanto en comunidades autónomas vecinas como en Portugal». Por ejemplo, Guadalajara.

    En plena expansión

    «Medio Ambiente asegura que la población de lobos no es estable», titulaba hace unos días Guadalajara Dos Mil, que recogía unas declaraciones del consejero de Medio Ambiente. «Son lobos centinelas que se han salido de las manadas que hay al norte, en Castilla y León, para otear nuevos territorios. Los ataques son esporádicos», comentaba el responsable político.

    ¿Y Extremadura? ¿Llegarán a la comunidad autónoma lobos procedentes de Castilla y León? Las estimaciones en la región limítrofe hablan de unos mil quinientos ejemplares, distribuidos por una región extensa, con un punto de referencia: el río Duero. «La población de lobo ha aumentado en distintos puntos de España en los últimos años, y en cuanto a Extremadura, se lleva años hablando del asunto, y sí que me han llegado rumores últimamente».

    Lo dice Juan Carranza, catedrático de Zoología e integrante del equipo de la facultad de Veterinaria de la Universidad de Extremadura que, por encargo de la Junta, hizo el último estudio sobre la presencia del canis lupus en la región. El fruto de ese trabajo es un informe que en su último capítulo, en el primer párrafo, aclara el panorama. «Los resultados de los seguimientos no confirman la presencia de grupos reproductores durante estos años en ninguno de los sectores prospectados (Sierra de San Pedro, en torno al límite entre las dos provincias, y Sierra de Gata, en el norte de la región). Estos métodos de muestreo, sin embargo, no son excluyentes respecto a la posible supervivencia de algún individuo no reproductor de la especie».

    Fue la conclusión del equipo de al Uex tras patearse 1.467 kilómetros buscando rascaduras, excrementos o cualquier indicio sobre la presencia del lobo, durante el verano y el otoño de 1997 y 1998. Desde entonces, poco o nada se ha documentado sobre la existencia en territorio extremeño de esta especie, capaz de matar a un rebaño entero de ovejas aunque sólo se coma a un ejemplar.

    «Mi respuesta a la pregunta de si hay lobos en Extremadura es que creo que sí, aunque no nos vale para nada porque no hay parejas reproductoras, o sea, que no se garantiza la supervivencia de la especie», dice Juancho Viola, empresario y cazador. «Hace dos o tres años -recuerda- se vieron lobos en la sierra de San Pedro, en las proximidades del torrico de San Pedro, una zona alta cerca de Salorino». Según el relato que le llegó, los ejemplares fueron vistos por personas distintas durante unos aguardos de perdiz.

    Lo de los testimonios sobre el lobo es de lo más común en el día a día de Javier Caldera, director del Centro de recuperación de la fauna y educación ambiental Los Hornos, en Sierra de Fuentes (a un veinte minutos en coche desde Cáceres), más conocido como el hospital de la fauna extremeño. «Desde hace diez o doce años -cuenta-, son frecuentes las denuncias de ataques de lobos de particulares, y hace dos años vieron lobos unos cazadores, en una montería en Granadilla».

    En todo este asunto, a los técnicos les toca lidiar con algo tan español como la picaresca. Su ejemplificación más repetida es la de quien asegura tener animales a los que el lobo ha atacado y lo dice con el objetivo de que la administración le indemnice. Por eso, son unas cuantas las veces que personal del hospital de la fauna de Sierra de Fuentes ha tenido que ir a certificar si las huellas de la dentellada sobre el animal muerto eran o no de lobo. «Hay que afinar mucho, fijarse en la hendidura, en la separación y la profundidad de los incisivos, peor al final, la muela carnicera del lobo es inconfundible -certifica Javier Caldera-, y cada vez que se ha hecho alguna peritación tras una denuncia de ataque, se ha comprobado que eran de perros».

    Lobos ‘extremeños’

    Precisamente por las instalaciones a las que el acude a diario corretearon lobos en su día. En 1991, la Junta se trajo de Asturias ocho ejemplares, que hasta el año 2005 estuvieron en un centro para animales en Monroy. Cuando cerró, los trasladaron a Sierra de Fuentes, de donde este mismo año salieron con destino a Málaga.

    Según sus datos, se ha certificado la presencia del mítico animal en las cercanías de Robleda, municipio salmantino próximo al límite provincial con Cáceres por la sierra de Gata. «De noche, un lobo se hace cincuenta o sesenta kilómetros sin pestañear -explica Caldera-. En Robleda los hay, es factible que ya haya pasado a Extremadura, y si no, es muy posible lo haga». Del centro que él dirige también partió el último intento de la Junta por certificar la presencia del lobo en Extremadura. Entre los meses de febrero y marzo del año 2002, un técnico estuvo realizando escuchas, tratando de captar algún aullido. Y el resultado fue negativo, o sea, igual que le pasó a Juan Carranza y sus compañeros de Veterinaria.

    Según cuenta Carranza, el rastro del lobo en Extremadura se perdió a principios de los noventa, con la muerte de un ejemplar atropellado en la EX-100, la carretera que une Cáceres y Badajoz. «Si no ha entrado en Extremadura, entrará, antes o después -anticipa el catedrático de la Uex-. El lobo y el hombre pueden coexistir. Que el lobo se quede en Extremadura o no ya es una cuestión de mentalidad, de no considerarle un enemigo público».

    Fuente: http://www.hoy.es

    #9846

    Anónimo
    #8940

    Anónimo

    En el valle del guadiana y en la cuenca del tajo

    Localizadas en Extremadura varias especies de orquídeas ibéricas en peligro de extinción

    Miembros del Servicios Técnicos de Conservación de la Naturaleza de la Consejería de Industria, Energía y Medio Ambiente localizan en Extremadura nuevas poblaciones de especies de orquídeas ibéricas y de leguminosas, catalogadas en peligro de extinción y únicas a nivel mundial.

    Según informa la Junta al Día, se trata de la orquídea Serapias Pérez-Chiscano, una de las siete especies botánicas incluidas en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas como en peligro de extinción, el máximo nivel de protección de los cuatro posibles que contempla el catálogo. Su distribución geográfica es muy restringida, ciñéndose al valle del Guadiana, a su paso por la provincia de Badajoz.

    En el primer inventario sobre esta planta, realizado en el año 2004, se localizaron núcleos con unos 500 ejemplares, todos ellos en la cuenca media del Guadiana, en la provincia de Badajoz. Sin embargo y gracias a los trabajos de los agentes del Medio Natural, en los últimos meses, se han descubierto más de 5.000 ejemplares, ampliando su distribución a la cuenca del Tajo.

    Por su parte, de la especie denominada Astragalus Ginés-López, leguminosa descrita por botánicos extremeños en los años 90, y cuya población mundial se limita a unos 200 ejemplares, localizados sólo en tres núcleos en el término municipal de La Morera, se han detectado esta primavera una población superior a los 200 ejemplares en los municipios próximos, en áreas muy estables, donde no hay grandes problemas para la peculiaridad de la especie y su distribución.

    La situación actual, por tanto, sería de unos 400 ejemplares, en dos áreas próximas, lo que constituye un hallazgo sin precedentes al ser las únicas conocidas a nivel mundial.

    El director general del Medio Natural, Guillermo Crespo, destaca el éxito del Programa de Conservación y remarca que “en Extremadura disponemos de un sistema de control, seguimiento, vigilancia y de censo pionero en España, que está dando unos resultados excelentes para el conjunto de las especies de flora incluidas en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas”.

    A juicio de Crespo, la aparición de estos nuevos ejemplares ”es, sin lugar a dudas, una excelente noticia para la conservación de la flora en Extremadura, y nos da idea de la buena salud ambiental de la vegetación en la región”.

    Otras especies objeto de seguimiento por parte del servicio de conservación son: la Centáurea toletana subsp. Tentudaica, cuya totalidad de la población mundial se encuentra en la provincia de Badajoz. Cada año, los agentes controlan cada uno de los 500 ejemplares existentes en los robledales de las zonas más altas, en las proximidades de algunas carreteras, existiendo un plan de colaboración con los ayuntamientos de la comarca y la Diputación de Badajoz, para evitar que las tareas de mantenimiento de las carreteras afecten a estas plantas.

    También están bajo control la Ceratocapnos heterocarpa, de la que se han hallado numerosas poblaciones hasta ahora desconocidas, y el Carduncellus quatrecas, otro endemismo de la provincia de Badajoz, propio de los suelos profundos y arcillosos de Tierra de Barros, su área de distribución es mucho mayor de lo que se estimó en principio, ocupando la franja al norte del río Guadiana, desde Mérida a Badajoz, al sur de la Sierra de San Pedro, ampliándose su área de distribución en más de un 40 por ciento.

    El Proyecto para la Recuperación de la Flora y Fauna Amenazada de Extremadura se enmarca dentro del Programa de Control de La Red Natura 2000 y está dotado con un millón de euros, que cofinancia la Unión Europea.

    Fuente: http://www.elperiodicoextremadura.com

    #8941

    Anónimo

    Flora extremeña en peligro de extinción

    Extremadura tiene registradas 42 especies vegetales amenazadas, las cuales se someten a un sistema de control y vigilancia en el participan casi 500 personas

    El territorio extremeño es un espacio sembrado de diversidad biológica. Un tesoro que, sin duda, contribuye a enriquecer el promedio de riqueza del sudoeste peninsular, y que redunda en la disparidad y belleza del paisaje en Extremadura. Para conservar esa biodiversidad se han promulgado normas legislativas a nivel nacional y autonómico con la finalidad de preservar, estimular y ayudar al mantenimiento de ese valor natural.

    En la actualidad, la región extremeña cuenta con 42 especies vegetales consideradas amenazadas o en riesgo de desaparición. Se trata de especies que, o se encuentran en un estado crítico de conservación en el territorio, o aparecen como elementos especiales de paisajes singulares o en están en claro peligro de transformación y pérdida como consecuencia de la actividad humana.

    Desde el año 2000 la comunidad autónoma cuenta con un catálogo oficial de especies animales y vegetales consideradas como amenazadas y protegidas. Se trata del primer catálogo con el que cuenta la región para preservar de forma directa su riqueza y diversidad biológica. En base a este catálogo, se pueden encontrar 112 especies divididas en hasta cuatro grados, según el estado de conservación o vulnerabilidad de las poblaciones vegetales. Así, 7 de estas especies lo están en la categoría de ‘peligro de extinción’, 11 están registradas en la categoría de ‘sensibles a la alteración de sus hábitats’, 24 son consideradas como ‘vulnerables’ y 70 como ‘de especial interés’. En esta última categoría se encuentran las especies o taxones protegidos y menos amenazados, mientras que las 42 restantes son las que tienen un riesgo de amenaza mayor.

    Precisamente, para salvaguardar estas plantas se ha establecido un sistema de control, vigilancia y censo que era calificado, días atrás, por el director general del Medio Natural de la Junta, Guillermo Crespo, como «pionero en España».

    500 personas implicadas

    En el mismo están implicadas 500 personas, desde el cuerpo de Agentes del Medio Natural de la Junta de Extremadura, los técnicos del Servicio de Conservación de la Naturaleza y Áreas Protegidas, los técnicos de Fonama (empresa pública medio ambiental de Extremadura), al tiempo que colaboran el Grupo Hábitat de la Vicepresidencia Segunda de la Junta; la Universidad de Extremadura; botánicos de la Universidad de Salamanca; los colaboradores del ‘Proyecto Orquídea’, así como técnicos a título individual y de empresas privadas como medidas compensatorias de ciertos proyecto económicos.

    Un sistema que, con el tiempo, está dando sus frutos positivos. Entre éstos cabe destacar la reciente localización en nuestra región de nuevas poblaciones de especies de orquídeas ibéricas y de leguminosas, catalogadas en peligro de extinción y únicas a nivel mundial.

    Por un lado, se trata de la orquídea ‘Serapias pérez-chiscanoi’, una de las siete especies botánicas incluidas en el catálogo regional como ‘en peligro de extinción’. Su distribución geográfica es muy restringida, ciñéndose al valle del Guadiana, a su paso por la provincia de Badajoz. Y si en el primer inventario sobre esta planta, realizado en el año 2004, se localizaron núcleos con unos 500 ejemplares, todos ellos en la cuenca media del Guadiana, en la provincia de Badajoz, con los trabajos realizados por los agentes del Medio Natural se han hallado en los últimos meses más de 5.000 ejemplares, ampliando su distribución a la cuenca del Tajo. Los agentes han localizado las poblaciones más numerosas entre jarales en laderas de monte bajo mediterráneo, lo que indica que su ecología es muy distinta de lo que se pensaba y todo ello redunda en una mejor conservación.

    Por otro lado, también se han realizado importantes avances con la especie denominada ‘Astragalus ginés-lopezii’, leguminosa descrita por botánicos extremeños en los años 90, y cuya población mundial se limitaba a unos 200 ejemplares, localizados sólo en tres núcleos en el término municipal de La Morera. Sin embargo, esta primavera se ha localizado una gran población que supera los 200 ejemplares en los municipios próximos, como La Parra o Santa Marta, en áreas muy estables, donde no hay grandes problemas para la peculiaridad de la especie y su distribución. Por tanto, la situación actual sería de unos 400 ejemplares, en dos áreas próximas, lo que constituye un hallazgo sin precedentes al ser las únicas conocidas a nivel mundial.

    En opinión de Crespo la aparición de estos nuevos ejemplares «es una excelente noticia para la conservación de la flora en Extremadura, y nos da idea de la buena salud ambiental de la vegetación en la región».

    Pero ahí no quedan estos trabajos, ya que hay algunas especies que están en Extremadura y son únicas a nivel mundial, como es el caso de la ‘Centáurea toletana subsp-tentudaica’, cuyos 500 ejemplares existentes, todos ellos en la sierra de Tentudía, son controladas por los agentes, que además analizan su relación con posibles amenazas, como ganado, obras en carreteras o uso de herbicidas en cunetas.

    Unos datos, como indica Ángel Sánchez, responsable de la Dirección de Programas de Conservación de la Junta de Extremadura, que hay que valorar en su justa medida: «Si tenemos en cuenta que estas especies únicamente existen en todo el mundo, en Extremadura, hay que hacerse una idea del valor de cada uno de estos datos, sobre todo por la amplia cobertura que se consigue y la formación tan especializada que reciben los agentes». Y es que, el sistema de control, vigilancia y censo es «complejo» y se basa en una metodología de trabajo que se planifica anualmente, haciéndose un seguimiento más concienzudo a los 42 taxones en mayor riesgo de amenaza.

    Ángel Sánchez explica que el trabajo se planifica territorialmente en once zonas, coincidiendo con las once Unidades Técnicas de Vigilancia del Cuerpo de Agentes del Medio Natural. En cada una de éstas hay dos técnicos de conservación, y todos son coordinados por un equipo de tres técnicos, que son responsables del desarrollo de estos trabajos.

    Formación

    Una vez establecidas las especies a seguir, se inicia un periodo de formación, basado en la información actual de cada especie, tanto su distribución, su biología y fenología, así como su identificación. Todo ello se hace llegar en jornadas formativas a todo el personal. A partir de aquí, cuando se inicia el periodo de floración de alguna de las especies, se realizan controles específicos y controles rutinarios. Los primeros son inventarios en lugares que pueden ser favorables, y los segundos se llevan a cabo cuando los agentes o técnicos visitan el campo, por otras tareas y, como conocen las especies, las controlan.

    De esta forma, «hay un seguimiento continuo y por un elevado número de personas, lo que hace que este sistema sea único, por el elevado número de personas que participan y por la intensidad del muestreo, prácticamente todos los días del año», afirma Sánchez.

    No obstante, en estos trabajos existen dificultades, ya que hay dos tipos de áreas que albergan flora muy interesante pero que presentan unas características especiales. Por un lado están las vías pecuarias, que están sometidas a una menor presión de pastoreo, y por otro los márgenes de las carreteras, unos espacios entre la cuneta y el vallado de las fincas próximas y en donde los herbicidas eliminan una parte de la flora. Es por ello por los que se está desarrollando un programa de coordinación con las entidades responsables de la gestión de estos espacios, para que la seguridad de los conductores no se vea comprometida en ningún momento y se puedan conservar en esos espacios el mayor porcentaje posible de flora amenazada.

    En este caso, cabe destacar que una parte de las especies amenazadas de Extremadura son endémicas del territorio, es decir sólo viven en Extremadura, otras disponen de pocas poblaciones en todo el territorio nacional y en otros casos se trata de vegetales raros que aparecen localmente en la Península Ibérica.

    Ángel Sánchez explica que la comunidad autónoma «alberga numerosas zonas muy ricas en flora», destacando por el enorme número de endemismos y lo peculiar de su flora la Sierra de Gredos, principalmente las zonas más altas. Le siguen en importancia las sierras de las Villuercas e Ibores, así como las sierras de Gata-Hurdes, «por la elevada biodiversidad de flora que albergan». Igualmente son destacables el conjunto de intercalaciones de suelos calizos, que cuentan con una flora muy rara, localizados en La Alberca, Castañar de Ibor y el eje calizo entre Badajoz-Olivenza y que llega hasta Llerena. También existen otras áreas de interés, no menos importantes, como la sierra Fría de Valencia de Alcántara, sierra de Tentudía, las sierras Centrales de Badajoz, las sierras periféricas de La Serena y la mayor parte de las dehesas y pastizales extensivos. En definitiva, como apunta Sánchez, con carácter general, «la mayor parte de Extremadura posee valores destacables de flora».

    Unos valores, que siguen colocando a la región a la cabeza de paraísos naturales, como reconoce Sánchez: «Quizás Extremadura no es tan rica en número de especies endémicas pero, en su conjunto, presenta un elevadísimo grado de naturalidad, que le confiere el título de ser uno de los últimos tesoros naturales de Europa, con lugares únicos como Villuercas-Ibores, Monfragüe, Gredos, Tentudía o La Serena. Este título no es tanto por los taxones de flora, sino por la biodiversidad que alberga, junto a valores paisajísticos y diversidad cultural».

    Fuente: http://www.hoy.es

Viendo 15 publicaciones - del 16 al 30 (de un total de 522)

Debes estar registrado para responder a este debate.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR